Buscar este blog

jueves, 17 de diciembre de 2020

Recuerdos de un Pasado Reciente



Otro día de tele-trabajo, no había mucho que hacer, solo estar pendiente de que mi jefe escribiese y contestar de inmediato, para que que viese que estaba activa haciendo no sé qué... Así largo rato dando vuelta y toqueteos a mi ordenador, pasé de las labores inexistentes de mi trabajo, a mis temas personales; miré una de mis cuentas de correo casi olvidada, había un mail de hacía unos tres días. Era de un grupo al que había pertenecido hacia unos cinco años. ¿Por qué me escribirán? «Pensé». Había cortado con ese grupo y no de muy buenas maneras, me dispuse a leerlo.

El grupo me pasaba sus novedades y me invitaba a un encuentro. Me puse a elucubrar sobre las motivaciones de este mensaje después de cinco años de ruptura. Intenté meterme en la piel de su líder espiritual, la conocía muy pero muy bien. Los organizadores no me estarían pasando ese mail sin su permiso, es más estaba segura de que ella les indicó que lo hicieran, ¿Por qué? «Piensa, piensa Unar, me dije a mi misma mientras me rascaba mi despeinado cabello con un bolígrafo,..». Pues, estamos en tiempos de la "falsa pandemia" ¿Qué estará pensando en relación a mí? Que estoy aterrada, desamparada, ignorante y sintiéndome confundida como tantísima gente en este planeta.

Hay un refrán que dice: "A río revuelto, ganancia de pescadores." Quizás piensa: seguro que ahora vuelve al redil buscando consuelo espiritual. Me dio risa y me sentí aliviada por no estar en esa condición desesperada, como para retroceder en mi camino volviendo al engaño de una maestrilla del "despertar controlado".

Contesté aquel mail con una sola palabra en el asunto del mensaje, DADME DE BAJA, y seguí delante del ordenador aparentando hacer un trabajo, cuidando que pareciera que estaba todo el tiempo en línea.

Recuerdo como si fuese hoy una de mis últimas conversaciones con aquella "maestra espiritual del despertar controlado". Le hice un comentario sobre otra amiga muy apegada a la religión cristiana; que constantemente me estaba hablando sobre cumplir la voluntad de dios para nuestras vidas. Esta amiga no daba ni un paso sin que los profetas de su iglesia le dieran el visto bueno; esa iglesia evangelista también estaba llena de personas solteras esperando su pareja profetizada.

La respuesta de la pseudo maestra espiritual puso mis neuronas en estado de alerta, me dijo:

―Pues deberías tomar ejemplo de ella.

―¿Sí? ¿Y a quien debo yo someter mi voluntad? ¿A ti?

―Bueno... no, no es eso...

Se puso nerviosa y acomodó la situación con una sonrisa dulce e inocente. En ese momento ya iba bastante desajustada nuestra relación, pues ella no encontraba la manera de que yo aceptara sumisamente su conducción. Yo también sabía que en el grupo de adeptos, por insinuación de ella misma, me llamaban la bipolar. Ella les había explicado, que cuando estamos en procesos de despertar, quizás algunas personas reaccionen de un extremo a otro.

Yo tenía muy claro que bipolar no estaba, por el hecho de que un día me comportaba con amabilidad, agradecimiento y actitud cooperativa y otro la confrontaba y la frenaba cuando se ponía invasiva, imperativa y controladora, con aires de tener alguna autoridad sobre mí.  Pero como ella era "un canal de la fuente", no admitía que una mortal "sorda y ciega psíquica" como yo, le llevase la contraria. La manera de justificar mis desafíos ante los otros, era diciendo lo de la bipolaridad. 

Maestra... una más de tantos guías de un "despertar controlado" dentro de la Matrix. Me ha dado por estos días en reflexionar en estas dos palabras; con tanto gurú en las redes propagando movimientos de rebelión en nombre de "los buenos", aquellos que van a rescatarnos del legendario y perpetuo orden mundial, y que en contra de algo que lleva milenios ocurriendo a nivel planetario. Tienen que dar material a todos los bandos, con los dormidos ya bastan los medios de desinformación de masas, con los medianamente espabilados e informados; gestar una "disidencia controlada".

La trampa perpetua, reiterativa, aburridoramente nauseabunda. Tengo una amiga que me cuestiona diciendo: «Pero habrá que estar de algún lado ¿Qué hacemos entonces?»...

El Plan C; no tomar partido por ninguno, abrir de una vez los ojos a esta gran mentira de control, de manipulación, darnos cuenta de que conocen nuestros "procesadores cerebrales", porque son los creadores de nuestro deficiente "sistema operativo". Aceptar que no somos una especie con un alto eslabón en la cadena evolutiva.


PRUDENCIA

Si permito ser habitada por aquello;

aquello anulado en mí,

dando a esa esencia su centro;

desprogramando al intruso inquilino...


Cuando mi brújula se alinea

con quien soy realmente;

esta nave es conducida

por su capitán verdadero...


Este capitán que sabe y observa,

conociendo su camino y su destino,

desde su pecho su dirección orienta;

naciendo la prudencia, la cautela...


Al dejar de ser engañada por los sentidos,

por la adoctrinada conducción planetaria,

por el carcelero y estereotipado tiempo

por la hueca cacofonía de las palabras...


Capitán interno con brújula propia,

dejando de viajar movida por otros vientos,

conociendo el mar que navego,

pero navegando sin miedos...


Conociendo las trampas del pirateo,

sin aliarse con piratas de la verdad;

navegando con prudencia,

sabiendo que se hace en mar enemigo y turbulento.


OTRAS ENTRADAS A ESTA SERIE