Buscar este blog

domingo, 29 de marzo de 2020

Los 11 principios de la propaganda nazi creados por Goebbels:




UN POCO DE MEMORIA

Los 11 principios de la propaganda nazi creados por Goebbels:

Siempre nos olvidamos de casi todo, de hecho, nacemos ya desmemoriados porque así conviene en este mundo… Pues así seguimos, se cuenta con esa limitación, y el poder se vale magistralmente de ello…

Ya hemos visto estos 11 principio bien marcados en Venezuela; porque no piensen que esto va solo de ultra derechas. La verdad es que esto va con todo el planeta, sea cual sea “de que pata cojee” la política del país.

Ahora lo estamos viendo a nivel planetario, y aquí en España, que nunca han entendido como Venezuela, como los venezolanos cayeron en un régimen como ese… Pues por la manipulación de masas, y por estrategias muy bien definidas, que han funcionado y siguen funcionando.

Al igual que en el futuro nos preguntaremos ¿Pero ¿cómo hemos podido creer todo eso? ¿Cómo seguimos y aceptamos sumisamente y sin ninguna reflexión todo lo que nos impusieron?

Los alemanes se preguntan lo mismo hoy día…

Sin más que se me permita decir; ya que esto es sólo un fragmento de la historia reciente, y que cada quien saque sus conclusiones como pueda.

ESTAMOS VIVIENDO UN PROPAGANDIMOS AL PURO ESTILO NAZI AHORA MISMO. (Quien pueda entender que entienda).

“Historia magistra vitae est. Historia vera testis temporum, lux veritatis, vita memoriae, magistra vital, nuntia vetustatis”. (De Oratote, Marco Tulio Cicerón). -La Historia es maestra de la vida. La Historia es genuina testigo del tiempo, luz de la verdad, memoria de la vida, maestra de la vida y mensajera de la antigüedad-. Miguel de Cervantes define la Historia en el capítulo IX de su Don Quijote como “camino de la verdad, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir”.

“Joseph Goebbels fue el padre de la propaganda nazi y responsable del Ministerio de Educación Popular y Propaganda, creado por Adolf Hitler a su llegada al poder en 1933. Goebbels había sido el director de la tarea comunicativa del Partido Nazi y el gran arquitecto del ascenso al poder. Una vez en el Gobierno y con las manos libres para monopolizar el aparato mediático estatal, Goebbels prohibió todas las publicaciones y medios de comunicación fuera de su control, y orquestó un sistema de consignas para ser transmitido mediante un poder centralizado del, cine, la radio, el teatro, la literatura y la prensa. Era también el encargado de promocionar o hacer públicos los avisos del gobierno.
1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.
2.- Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.


sábado, 21 de marzo de 2020

Yo no me Rindo


Cuántos sufrimientos, cuántas alegrías
¿Hace cuánto vivo este juego perverso?
Viviendo en territorio de ellos…
 Estar sin ser, queriendo comunicarnos,
 ser asistidos, ayudar a serlo;
 quizás una eternidad para llegar a ello…
Para llegar a este reencuentro,
venir de alguna otra línea cronológica,
reconectar, volver, volver…
Un pasado sin saber, sin recuerdos,
sin ver dónde estábamos parados,
más ahora conociendo este terreno…
En territorio de ellos, es mi caso, lo veo;
pero otros, familia, amigos, conocidos;
marchan sin saber donde estaban viviendo.
Muchas, muchísimas vidas,
siendo pateados como pelotas,
no es momento de rendirse…
Yo no me rindo, no otra vez;
no bajo las manos para que me sigan pateando,
teniendo la posibilidad de liberarme.
Sigo con este sentimiento,
con esta vocación, ayudar a los demás;
apoyando desde lo que soy…
Trascender hacia la unidad,
hacia la atemporalidad,
hacia el desconocido Amor…
Conectar con la verdadera Fuente Creadora.
Unar Idycula
21/03/2020

viernes, 13 de marzo de 2020

Falsos y Asustados "dioses"


Es ahora...
Ahora cuando el golpe endurecen;
escudriña, abre tu mente,
es tu fuerza no la entregues.

Nos han engañado siempre,
y ahora no es diferente.
Recuerda, levanta la frente,
cree en ti y sostente...

Vibra desde tu verdad,
aquella que dentro de ti está,
sin miedos ella florece,
que gire tu pecho potente.

Llega Luz y ellos temen,
Luz que avanza, no se detiene;
en vano luchan y golpean,
y esta Luz a su maldad supera.

Ellos tiemblan, temen,
preocupados ante el efecto
de toda la Luz que viene.
No frenarán nuestra libertad.

Ellos son los falsos dioses,
oscuros, mentirosos;
desesperados, confundidos
por la desconocida Luz que viene.

Unar Idycula
13/03/2020

jueves, 12 de marzo de 2020

10 de muchas más

"Las leyes fundamentales de la estupidez humana"





Fragmento de la portada de "Las leyes fundamentales de la estupidez humana", de Carlo M. Cipolla, publicado por Crítica.
Pero ¿se encuentra la humanidad en tan deplorable estado que debemos andar con pies de plomo para no chocar continuamente con la estulticia y la insensatez? La respuesta es clara: sí. Si echamos un vistazo a la realidad, observamos que los seres humanos debemos cargar con un peso añadido al del resto de los animales, provocado por «un grupo de personas que pertenecen al propio género humano». Este grupo, que no se halla organizado ni se rige por ley alguna, consigue sin embargo «actuar en perfecta sintonía» guiado por una mano invisible que impide el crecimiento del bienestar y de la felicidad humana.
Cinco son las leyes fundamentales de la estupidez humana según expone en su libro Carlo M. Cipolla (1922-2000). Vamos a verlas:
1 La primera de ellas es que «siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo», es decir, que como reza la frase bíblica, stultorum infinitus est numerus. Grande es nuestra sorpresa cuando caemos en la cuenta de que personas que habíamos considerado racionales e inteligentes se revelan como irremediablemente estúpidas.
2 La segunda ley reza: «La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona». El estúpido nace estúpido, por obra y gracia de la Naturaleza, y su proporción es constante en todo grupo humano.
A diferencia de otros animales, los humanos cargamos con un grupo de personas que actúa guiado por una mano invisible que impide la felicidad humana
3 Todo ser humano queda enclavado en una de estas cuatro categorías: incautos, inteligentes, malvados y estúpidos. La tercera ley dice que estos últimos son aquellos que causan «un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, incluso obteniendo un perjuicio», algo absolutamente incomprensible para alguien razonable que se resiste a entender cómo puede existir la estupidez.
4 Lo problemático es que la estupidez es muy peligrosa, puesto que a las personas razonables les es complicado entender el comportamiento estúpido. Mientras que podemos comprender el proceder de una persona malvada (que sigue un modelo de racionalidad), no ocurre así con la estúpida, frente a la que estamos completamente desarmados: su conducta es imprevisible y su ataque no se puede anticipar. Además, el estúpido no sabe que lo es. Esto conduce a Cipolla a enunciar la cuarta ley: «Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas».
5 La quinta y última ley indica que «la persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe», pues de su actuar no se sigue una vacua nada, sino un peligroso vacío en el que cabe toda posibilidad.

jueves, 5 de marzo de 2020

Darse Cuenta y Actuar (De la saga conversando con Trinity)




Hicimos una pausa necesaria, nos quedamos en silencio saboreando el segundo té que nos acababa de servir la camarera. Contemplé a Trinity unos segundos, me era tan familiar, tan conocida y al mismo tiempo tan misteriosa. Me debatía, y como si no, siendo una persona dual como toda la raza humana; una parte de mi le tenía total y plena confianza, y otra me susurraba: ¿Pero sabes quién es realmente esta mujer? La sentía tan bien, tan ligera, segura, sensible, con esa habilidad tan sutil y precisa al hablarme, y que mis enfados y resistencias nunca se volvían reactivos hacia ella. Le pregunté y lo hice con un interés honesto no suspicaz.  


‒Trinity ¿Cómo te va en tu nueva vida? «Ella me devolvió una mirada, tierna, transparente, y las palabras no parecían salir de su boca sino de mi corazón» ...

‒ Unar, algún día vivirás en ti misma esta respuesta que te doy ahora; vivo un plan de vida programado por mí misma desde mi verdadera consciencia. He podido salir de las rutinas del gobierno planetario. Me expreso desde la creatividad y el arte, haciendo lo que ama mi ser. Ya conoces que habito en una hermosa ciudad costera, cerca de mi familia biológica. Por fin comparto una vida de pareja resonante conmigo, él y yo somos un equipo maravilloso; y además de nuestros trabajos materiales, hacemos por muchas personas esto que hago por ti. Ayudamos y apoyamos para que otras personas también puedan liberarse a sí mismas del yugo planetario.

Respiré profundo varias veces, sintiendo que era yo misma quien decía aquello, que ella era un espejo en el que me contemplaba con profundo amor, respeto, admiración. Me di cuenta de que aquella sensación incómoda, desagradable de frustración, cuando otra persona lograba lo que yo no; ya no estaba. Fue toda una liberación, en ese momento me sentí libre, por lo menos del disonante y maloliente ego de la envidia. Ella prosiguió con el tema de la dualidad...

‒ Unar, entre tantas cosas que no se nos dicen, está el hecho de que las células que forman nuestras biologías; tanto vibratoria como físicamente llevan grabados códigos y claves genéticas, formando un tipo de ADN cuyos eslabones contienen el temperamento y la personalidad racional, fría y especuladora de otras razas.

‒ ¿Me estas queriendo decir que nuestro ADN es un cóctel de razas?

 ‒ Sí, y esas otras razas, distintas a lo que era la humanidad en su origen; se destacan por ser guerreras y conflictivas. Estas genéticas son visibles en nuestros comportamientos, actuamos desde el impulso, intolerancia y compulsividad. 

 ‒ Es patético… Hemos sido creados para ser conflictivos, vivir permanentemente desde la fricción y la desarmonía interior, la falsedad, la ambivalencia… y tantas cosas más; pero si eso es parte de nosotros y hemos normalizado lo anormal, estamos resignados a que así somos y decimos para justificarnos “somos humanos”, aceptando el sello, la marca como seres defectuosos y sin remedio alguno. ¿Cómo podremos superar esto?

 Aceptarlo y observarnos, ver nuestros pensamientos, porque dentro de ellos no estamos siendo nosotros mismos. Ya que estamos contaminados con el lenguaje, imágenes, gestos, acciones y teorías que nos dictan que hacer, ser, sentir y proyectar como personas. Pero podemos Unar; somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos.

 ‒ Si, Pero sigo sin entender cómo. «Yo me sentía incrédula e impotente ante la realidad que Trinity me exponía» ...
 Siendo conscientes de nuestros actos, vernos desde que lado genético accionamos. Vivir atentos a nuestros comportamientos a lo que decimos y transmitimos al hablarle a quien está a nuestro lado. Detener a tiempo cada impulso movido por lo que entendemos como “Ego”.

‒ Y tomando en cuenta todo lo que dices; ¿Qué es el Ego?

‒ El “Ego” es la fuente y al mismo tiempo guardián de la dualidad en acción. Si nos dedicamos a ser nuestros propios maestros; investigando, descubriendo cómo está creada y diseñada la mente que opera en nosotros como una inteligencia artificial y sustituta. Si observamos cómo opera cuando se activa durante una conversación o después de ella. Nos daremos cuenta como ensambla y desambla todas las tramas emocionales, movida por los pensamientos, es en dichos escenarios donde la dualidad “Ego” activa la genética que ocultamente tenemos de razas invasoras.

‒ Todo esto es tan irónico, ¡No! ¡Es más que eso! Es un juego macabro. Nos han hecho creer que somos culpables de nuestra indignidad, esclavitud, deterioro del planeta, que estamos sucios, que por ello debemos limpiarnos y purgar nuestras condenas vida tras vida, hasta enmendar todos los daños que hemos causado.
‒ Tenemos que hacernos conscientes de nuestra condición espiritual, entender quién y como soy, así como con qué y quienes interactúo y me enfrento día a día. Ya que lo hacemos con inteligencias artificiales, programas sustitutos, disfrazados de razones, personalidades, decoradas ficticiamente con fundamentos, teorías, entre la gran variedad de religiones y diversidad de dioses, y adoctrinamiento socio familiar y cultural.

‒ ¡Claro, ahora entiendo porque nos tratan como nos tratan! Sin ningún respeto, tanto por aquellos que se han postulado como
dioses a lo lago de la historia conocida, como por reyes, monarcas, gobernantes, que al final son las caras visibles de lo invisible, o de lo que se evita que veamos. No somos tratados como seres sensibles, sino como muestras genéticas. Pero… ¿Cómo salir de este laberinto? ¿Cómo dar inicio a ese proceso que nos lleve a ser conscientes por lo menos de nosotros mismos?

Es muy importante ser honestos con nosotros mismos, y que todo lo que transmitamos y seamos, sea desde nuestros verdaderos sentimientos, siendo auténticos, dejar de depender de las respuestas y reacciones de los demás, dejar de necesitar sus reconocimientos.
¿Sabes cuándo amplificamos nuestras consciencias?

No, no lo tengo tan claro…

Pues, cuando amamos y sentimos desde la libertad absoluta.

¿Y cómo se consigue algo así?

Abandonando para siempre la condición de prisioneros de nuestros estados emocionales, ya que por los mismos vivimos dentro del apego, esperando la devolución, pensando en la importancia de lo que damos. Oculto detrás de esto, está el interés y condiciones subliminales, que nos conducen a controlar a otros y permitir ser controlados. El amor verdadero es ser conscientes realmente; porque cuando esto sucede, dejamos de estar influidos por nuestro ego, y esa conciencia nos conduce a dar lo mejor de nosotros, porque es su sentir auténtico. Deja de preocuparnos el rechazo y a no proceder condicionados por ello.

¿Y qué con los demás, con quienes nos hacen daño, con sus malas intenciones, o sus conductas bipolares, inestables?

Sí nos hacemos conscientes, comprenderemos a los demás, siendo flexibles observadores de sus mentes impostoras. Recordando que antes hemos estado allí. Siendo ejemplos directos, porque nosotros hemos conseguido salir. Hemos superado la idea de nos ser capaces y de que alguien debe hacerlo por nosotros.

********************************
ENTREGAS ANTERIORES