Buscar este blog

viernes, 31 de mayo de 2019

¿Ser Yo Misma? (Relato de la saga Conversando con Trinity)


(Relato de la saga Conversando con Trinity)
Entregas anteriores: AQUÍ

Allí estaba yo, mirando por mi ventana como el viento mecía el olmo del jardín de mi portal. No había nunca reparado en lo alto que era ese árbol. Yo estaba en un cuarto piso que el superaba hasta llegar al quinto. El sol le iluminaba y él bailaba al ritmo que la brisa le marcaba.

Quise imaginar que ese magnífico árbol danzaba para mí, en agradecimiento por ese momento de atención consciente que jamás le había dedicado; verlo sí, muchas veces, pero contemplarlo nunca, no como en este momento, casi sintiéndome enamorada.

Tenía muchas cosas por hacer, rutinas, llamadas perdidas, montones de mensajes en los chats, demandas de ayudas y de atención, también reproches por no atender. Había colgado en todos mis perfiles de redes sociales un cartel con una frase que llegó a mí, y que desconozco su autoría, que decía: «A veces no estoy para todos porque me hago falta a mí misma».

Sólo quería estar sola, tranquila y en silencio, contemplando como el olmo galantemente danzaba para mí. Mi móvil volvió a sonar, era Otraocy, a ella también le había dejado plantada ese día.

Hola Unar, no has llegado a nuestra cita ¿Te pasa algo?

Hola, nada de gravedad, no te preocupes. Necesitaba un poco de soledad, disculpa por no avisarte, pero perdí la noción de la responsabilidad, por unas horas todo dejó de importarme...

La frase "ser yo misma" no se me iba del pensamiento, últimamente me suele pasar, son frases que surgen de mí, no que las lea, o que alguien me las nombre por cualquier circunstancia. Cuando sucede, debo encontrar una conclusión, o hacer algo con esa frase que me acosa y hasta me desvela. Así fue como retomé contacto con mi lado artístico, volví a pintar, dibujar, y escribir poemas... Pero, no tengo claro lo que es eso de ser uno mismo, porque lo que se dice no me termina de encajar; y es que tampoco sé el porque ya no me encaje la explicación que se ha dado a esto.

Desde que soy una adolescente, he hecho todo lo posible por ser yo misma; ya sabes, estudios, autonomía de los padres y personal, y un largo, largo etc... Pero, la verdad es que no siento que nada de eso me haya llevado a ese encuentro. ¿Estoy siendo realmente yo misma? O, ¿Vivo en el autoengaño de ser yo misma?...


―Las frases que te llegan provienen de tu Voz Original. «Dijo Otraocy. Y esta vez nuestro encuentro fue telefónico».

―¿Mi Voz Original? ¿Y eso qué es?

―Voz Original, parece obvio pero no lo es. No es la otra voz, la que estas acostumbrada a seguir; no es la voz de la "autómata adaptada" a su medio y circunstancias, las cuales están vinculadas a creencias, paradigmas socio-culturales y religiosos. 

La Voz Original, generalmente está en conflicto con la autómata. Dos voces disyuntivas habitando en nosotros. La primera es de genética libre y la segunda es la programada, acostumbrada, estructurada...

La Voz Original es la conciencia del Ser; la voz autómata desde la cual pasamos o toda la vida o una gran parte de ella, siendo conducidos; está representada por una entidad artificial que creemos ser nosotros mismos...

―Vaya lío. «Contesté mientras me comenzaba a doler la cabeza, pero interesada por aquella versión, que aunque había apreciado esbozos de la misma en tantos libros; era ahora cuando podía entenderlo con bastante claridad. Ella prosiguió hablando».

―¿Me dices que quieres ser tú misma? Pero... ¿Quién es tú misma? Si desde los tres años somos desconectados, es decir, nuestro verdadero Ser es desactivado de su Fuente, para pasar a tomar control y dominio de nosotros la entidad que es llamada también conciencia artificial y conciencia física. La misma es automatizada a base de costumbres, educación, religión, cultura, etc.

―Vale... ¿Y qué pasa con nuestro Ser? ¿A dónde se va o dónde esta?

―Queda prisionero dentro de nosotros, siendo su custodio y carcelero la entidad autómata o conciencia física. Esta toma mando y dominio a partir de los tres años. 

―Entonces ¿Quién puede llegar a ser sí mismo? Porque esto nunca se cuenta de esta manera, y habrá millones de libros que nos invitan a ser nosotros mismos. Pero si actuamos desde una personalidad artificial, que suplanta y encarcela al Ser verdadero; conseguirlo parece algo imposible, porque esta entidad sustituta, lo que hará permanentemente, será hacernos creer que estamos siendo nosotros mismos, marchando por caminos o modelos de vida, o estructuras de pensamiento que serán siempre parte del sistema de adaptación a este mundo...
Ser uno mismo parece algo imposible...  «Últimamente tenía la sensación de que yo era una persona útil para Otraocy; pero hoy me parecía lo contrario, porque aunque en nuestros anteriores encuentros ella nunca parecía estar enviándome mensajes directos, en este instante me daba cuenta de que lo que hacía conmigo era tan sutil y delicado, para que así mi autómata no huyera en actitud defensiva ».

―No es algo imposible; si te das cuenta y aceptas que esta dualidad habita en ti. Pero este es sólo un primer paso.

―¿Y cómo sabes eso de la desconexión a los tres años de edad? «Ya no me dolía la cabeza y comenzaba a sentir entusiasmo; las palabras de Otraocy eran una pieza de mi incompleto y desordenado puzzle de la conciencia».

― Porque lo vi y recuerdo cuando fui desconectada. «Contestó».

―¿Siii? ¡Pues cuéntamelo!

―Pues bien; sal de tu aislamiento, aséate un poco y vente a nuestro encuentro.


DE LA SAGA: ELLAS
Entregas anteriores: AQUÍ


Unar Idycula

domingo, 26 de mayo de 2019

3- Los Visitantes Nocturnos (Relato de la saga Conversando con Trinity)



(Relato de la saga Conversando con Trinity)
Entregas anteriores: AQUÍ

El camarero por fin nos sirvió los cafés, yo era la más impaciente de las dos, como siempre. Otraocy agradeció como si los quince minutos que había tardado, y que a mi parecer era porque casi se había olvidado de nosotras; no tenían importancia, para ella no pero sí para mí. Pero aquellas “gracias” con su gran sonrisa, me hicieron tragar el reproche que me quemaba la lengua.

― Nunca te había visto tantas ojeras, «le dije».

― He pasado una mala noche. «Me contestó mientras observaba su taza de café, como si de allí fuese a recibir alguna respuesta».

― ¿Qué pasó?


― En mi habitación habían presencias desconocidas y no muy agradables… «Y comenzó a contarme su lucha nocturna».

Hubo una lucha tremenda entre aquellos que sin mi consentimiento insistían en intervenirme mientras dormía y yo misma por no permitirlo. Pienso y pienso por qué me está pasando esto; me parece que tiene una relación con Moteo.

― ¿Moteo? El maestro ex iluminati con quien has entablado contacto.

― Sí ese mismo. Me parece que es un “insiders” más. Otro de tantos y tantas; “pastoreando a los borregos” en la nueva dirección de lo que se está haciendo creer como cambio planetario. Pero conociendo su procedencia, no me extrañarían nada sus manejos oscuros a ciertos niveles y fuera de esta realidad...
Me están pasando cosas muy extrañas desde que he leído sus libros y participo de su grupo; pero aún más, desde que he entablado una comunicación directa con él vía mensajes. «Otraocy prosiguió con su relato». Anoche, después de luchar y luchar con aquellas presencias invasivas, accedí a otro plano fuera de este mundo. Estaba mi cuerpo físico tumbado en una camilla, ellos alrededor, eran varios, no sé cuantos, tenían figura humana. Yo estaba fuera de mi cuerpo contemplando aquella escena; escuché claramente como uno de ellos decía: «tiene los códigos para compartir». Algo me sacó inmediatamente de allí. 

Me levanté muy cansada, deambulé por el piso un rato, ya casi amanecía, volví a la cama para intentar dormir un poquito, en breve sonó el despertador; extendí mi brazo con los ojos medio abiertos para pararlo y volví a ver a dos de aquellos visitantes nocturnos; estaban mirándome desde un lado de mi habitación, escuché como uno le comentaba a el otro: «ya no podemos con ella, así no». Yo les contesté mentalmente: «pues eso es lo que yo quiero, que no podáis».
No entiendo aún mucho todo esto; lo que sí sé es que  muchas cosas extrañas me están pasando, «no sé cuantas veces repitió esta frase, en momentos parecía olvidarse de que yo estaba allí, y hablaba a solas en un gran esfuerzo por comprender o comprenderse». Desde que estoy en contacto con Moteo y su grupo de seguidores es todo muy raro…

― Quiero que escribas esto. «Me dijo». Y espero descubrir pronto lo que ellos representan realmente, y que lo escribas también.

― Pues mande usted señora. «Le contesté».

Algún día también tendré que explicar como esta extraña mujer se hizo parte de mi vida, porque no soy su secretaria, ni su escritora particular, ni ella es mi jefa… No, no tiene nada que ver con eso. 

Habían muchas preguntas en mi cabeza en relación a lo que Otraocy acababa de narrar; como por ejemplo: ¿Los códigos para compartir? ¿Quién o quienes la sacaron de allí y le ayudaron? ¿Quienes, por qué y para qué la habían estado interviniendo mientras dormía? Y ahora ...¿Por qué ya no podían intervenirla sin su consentimiento? Muchas interrogantes, demasiadas, y a mí me podía más el hambre, así que me dispuse a tomar mi desayuno cuando por fin el camarero "pasota" lo trajo a mi mesa. Ya os seguiré contando...



DE LA SAGA: ELLAS
Entregas anteriores: AQUÍ


Unar Idycula

8 de Muchas Más (A veces)

Insistencia...



Insisto, insisto; jamás me doy por vencida...
pese a todo este ruido en mi cabeza;
algún día se actualizará el prisionero,
abrazando en consciencia a su carcelero.

Ruido y más ruido en esta cabeza,
y yo buscando el nutrido silencio;
el silencio que el prisionero anhela,
y habita escondido la cárcel de los ruidos.

Ruido por fuera, ruido por dentro,
y yo anhelando el nutrido silencio,
pero el autómata carcelero tiene miedo;
y grita mientras más se libera el prisionero.

No me rindo, persevero, insisto,
sé que un día quedará libre el prisionero,
abrazando en consciencia al carcelero,
uniéndose en creativo y perpetuo silencio.

Unar Idycula
26/05/2019