Buscar este blog

viernes, 3 de mayo de 2019

Retrospectiva Actualizada del Recuerdo de una Niña (Hoy me doy cuenta)


Por cada palabra dura,
por cada indiferencia,
coloqué una fila de ladrillos,
también por cada bofetada.

De tantas carencias,
un día abandoné la esperanza;
dejé de sentir que merecía
dejé de esperar ser querida.

La soledad dolía tanto, tanto;
que evité ser por ella herida,
la encerré en mi biología,
atrapándola en mis células.

Hoy... por fin me doy cuenta;
que levanté una muralla
y me quedé en ella escondida,
sola, invisible, desquerida.

Un muro alto que me protegía
del desamor, del enfado de otros,
de palabras, miradas, castigos,
del anhelado amor que no tenía.

Los abrazos no llegaron,
ni los besos, ni las caricias,
mientras, construía esa muralla,
quedándome en ella escondida.

Muralla anclada en mis células,
emitiendo una espiral repetitiva;
hoy la veo, la diluyo
con la voz de mi corazón despierto.

Sigo siendo la niña que ama,
viajo  en el tiempo, me abrazo,
del desamor a mí  misma me rescato,
me traigo al presente liberada.

Sigo siendo la niña que ama,
la niña que merece ser amada.

Unar Idycula
03/05/2019



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario será bien recibido, gracias.