Buscar este blog

viernes, 5 de abril de 2019

El Saldo de una Ilusión


Tengo esto en mi misma,
este talento, esta capacidad;
por tantas carencias, ausencias...
por tanto no, tantísima nada.

Aprendí a extraer la esencia,
a ver valor en la indiferencia,
a quedarme siempre con algo,
a sentir desde unas migajas.

La niña que no tenía nada;
en su corazón todo lo podía,
lo aparente no me engañaba;
sostenida en un amor que intuía.

Hoy agradezco aquella ilusión;
mi ilusión, aquel juego de niña,
y jugaba viendo amor y arte  
aún donde no lo había...

Si otros no me querían,
imaginarios amigos  lo hacían,
imaginaba otro mundo,
y era allí donde yo vivía.

Aunque hoy muera esta ilusión;
ha dado sus frutos de amor,
es este mi sistema de vida,
extraigo siempre lo mejor.

Me has dado tanto sin saberlo,
te he visto pasar ante mí,
te he respirado en mi pecho,
si supieras mi amor, si supieras.

Gracias, muchísimas gracias,
por la obra que has inspirado,
por tantos versos reales
y al mismo tiempo imaginados.

Obra que de mi alma nace;
pero de una praxis alejada,
de tu compañía ausente;
y en esta realidad negada.

Sigo siendo aquella niña,
la niña que el dolor cambiaba,
que transformaba la arena en oro,
que las ausencias transmutaba.

El saldo de esta ilusión es arte,
de esta ilusión que ahora acaba,
de un imposible transformado
en un amor real e imaginado.

Unar Idycula
05/04/2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario será bien recibido, gracias.