Buscar este blog

sábado, 15 de diciembre de 2018

Este Abrazo



El abrazo que no puedo darte...
No es un saludo ni una despedida,
no es un protocolo social.

Es un abrazo intenso, infinito,
tanto tiempo contenido,
sin resignacion, suspendido.

No sé que contiene este abrazo,
no sé cual es su delirio...
Es un pulso tirano que me insita.

Un abrazo con ideas propias,
que me empuja, me invita...
Me pregunta cuándo sera el dia.

¿Cuándo podre abrazarte?
Entregarte este desconocido mensaje,
fundir nuestros recuerdos.

Suena extraño ya lo sé...
No son palabras pensadas,
es la sensacion que respiro...

Está en el aire cuando te veo,
está en tu mirada y en la mía, 
y  sale de mi pecho sin pensarlo.

Este abrazo desconocido,
autónomo e intuitivo...
sin razones y muy sentido.

Unar Idycula 
Poema atemporal

jueves, 13 de diciembre de 2018

Cuando un Corazón Despierta


Un corazón que recuerda...
¿Pero cómo recuerda un corazón?
Al principio es doloroso;
cuando comienza, cuando despierta.

Lloras ante la naturaleza,
lloras ante la luz del sol,
todo parece intenso y exquisito,
nuevo, diferente...

Diría yo que es como llegar,
como venir de otro planeta;
otro ser mirando a través de ti,
ya no eres como antes...

Te sientes como un niño
aunque por fuera no lo parezcas,
ries, vuelves a jugar, te entregas,
lo apagado otra vez regresa.

Muchas cosas sobran;
por dentro todo lo encuentras,
pero no eres un niño,
pues otros ya no te gobiernan.

Te apagaron para adaptarte,
para aprender a estar aquí,
ahora consciente desaprendes,
para vivir de otra manera.

Y recuerdas, recuerdas porqué,
y saludas al mundo con otra mirada;
otro acento en tus palabras,
un silencio amoroso que renueva...

¡Eres tú, eres tú, eres tú!...
Siempre has estado allí,
esperando el momento con cautela,
esperando el tiempo que ahora llega.

Unar Idycula
13/12/18



domingo, 9 de diciembre de 2018

Elijo



Entender y sentir la felicidad, 
 el bienestar general, disfrutar, 
aprovechar cada día sanamente, 
en constante intercambio cultural 
y espiritual.

Abandono los aprendizajes dolorosos,
 logros personales basados en sacrificios, 
sufrimientos, explotación laboral, etc. 

Dejo de vivir anímicamente triste, 
con pensamientos pesimistas, 
abandono la resignación...
  Existe otra forma de progresar, 
no siempre a cambio de esfuerzos.

No afectaré mi salud, 
mi alegría, mi optimismo, 
sostengo mi buen humor, mi gracia, 
que no transmuten en amargura, 
desagrado, apatía.

Elijo vivir en estado de felicidad, 
progresar en todos los sentidos, 
genero la mejor vibración posible 
a través de mis pensamientos, 
con actitud optimista, 
y mejor estado emocional. 

Ser feliz, disfrutar y experimentar 
el placer como acto sano, 
reparador a nivel vibratorio. 

Mejorar mi genética,
 mi nivel de conciencia física,
carácter y personalidad.

Unar Idycula
09/12/2018

Comunicación



Que difícil es afinar el canal de una comunicación honesta y sana...

Es un esfuerzo enorme de avances y retrocesos. Mi reflexión de hoy es que en nombre de mi libertad a expresarme; nunca he de invadir el terreno de los otros, es decir, su capacidad y su permiso para recibirme en su espacio interior con mis libertades.

Callo mucho para no caer en una libertad invasiva...  Pero a veces fallo. También digo que cuando no hace falta ofrecer tantas explicaciones,  porque coincidimos ya no por las palabras; esto es algo verdaderamente grato, quisiera y espero  rodearme cada vez más y más de personas con esta sincronía.

Observar,  observar, observar... Al mismo tiempo sintiendo, sintiendo, sintiendo. No hace falta correr para decir las primeras palabras, tampoco es necesario cerrar puntualizando criterios personales. No va de quien habla más  y mejor, ni de quien tiene o no tiene razón.  No va de dar indicaciones,  ni de esperar o forzar respuestas. Tampoco de salir favorecidos, aprobados, más queridos...

A veces pienso que debo tener una cara de tonta mientras escucho a algunas personas. Me quedo por segundos sin oír sus palabras, intentando sentirles, alguna vez el pecho se abre como uno de esos focos de un gran estadio. Aunque suene pretencioso decirlo, puede que en algún momento perciba yo más de esa persona que lo que ella percibe de sí misma.

La he liado bastantes veces, precipitandome a expresar lo que el otro no está en condiciones de oír, no es su momento, ni contexto. Entonces callar también es saber comunicar y acompañar comprensivamente desde nuestro corazón. Cuando no sabemos hacerlo, podemos deteriorar una posible y maravillosa relación. La verdad yo me esfuerzo por aprender esto, hasta hacer de ello una actitud natural.

Unar Idycula
09/12/2018