Buscar este blog

sábado, 8 de septiembre de 2018

Añoro (Imaginario del amor)


Añoro un compañero como tú,
 a quien recuerdo y nunca llega,
eres solo parte de sensaciones remotas,
posibles de alguna vida pasada, cierta…

Añoro construir ese castillo indestructible
de empatía y sentimiento;
traducirnos sin necesidad de palabras, 
interpretar nuestros  anhelos,
sin fronteras de lo tuyo o de lo mío. 

Añoro construir ese puente entre dos almas,
dos presencias y una fortaleza, 
un refugio y al mismo tiempo un camino,
mediante el cual  ir a todos lados,
regresando siempre a nuestro lugar secreto.

Añoro ser elementos de nuestras moradas eternas,
 no aves de paso sin nido y sin retorno;
 siendo amigos, confidentes, amantes…

Añoro construir día a día un universo propio,
 conjugando cada detalle,
existiendo en armonía;
un universo intangible, sin apegos,
lleno de conversaciones, de risas,
de miradas, de caricias,
de certezas compartidas;
tan integrados y unidos;
pero existiendo en la individualidad,
desde la sincronía de ése amor;
ése amor aún desconocido,
olvidado quizás…

Aquí estoy y te recuerdo…
¿Y tú aun me recuerdas?

Unar Idycula
Poema atemporal

Las Palabras


Las palabras son como los espíritus,
llegan de repente,
traspasan tu mente,
dejándote prendido de ellas
por horas, por días, por meses...

Se acercan de noche,
te quitan el sueño,
a veces te asustan,
otras te consuelan,
también te acarician.

Cuidado con las palabras,
tienen un poder oculto,
una magia sutil, poderosa,
no hay nada que se haga sin ellas,
ni el más mudo de los lenguajes
se escapa de su presencia.

¿Cuándo se irán tus palabras?
¿Cuándo se irán también las mías?

Unar Idycula
 2000

jueves, 6 de septiembre de 2018

Hoy


Reaprendo a vivir…
de alguna  otra manera;
y no se llama resignación.

No discuto por nada,
ni quiero convencerte
de conocer alguna razón.

Del pasado poco me sirve;
creencias, doctrinas, costumbres,
dejé de ser la mascota de alguien.

Me importas tú…
te lo digo desde el silencio,
y una mirada que quizás no te llegue.

Vivir desunidos por las formas;
¿Eso quieres? Siénteme…
Descubre la canción que canto.

Percibe esta vibración activa,
esta vibración sostenida,
es la que me transforma…
esa que quizás te llega, o no...

Percibe la luz de cada mañana,
la que juntos encendemos,
dos corazones activados,
          dos memorias que se acercan;          
sin recuerdos en la mente,
sólo  vibración que resuena.

Quizás nunca sepas quien soy,
quizás nunca sepa quién eres,
¿Por qué verte me contenta?
¿Por qué me encanta tenerte cerca?
De algún lado, época, ¿De dónde?...
Te traigo en mi corazón…

¿Será posible  que a ti también?
¿Que esta, mi alma te resuena?


 Unar Idycula
Poema Atemporal





miércoles, 5 de septiembre de 2018

El Difunto (“Amor” que nació ya muerto)


 Esta casa está de luto,
ha muerto el que agonizaba,
se fue muriendo de  a poco
sin saber que se moría;
a veces mejoraba con peores recaídas.

Él caminó en esta casa,
siempre como un espanto,
 como muerto olía y hablaba,
sus manos eran  frías,
 y peor eran sus besos,
nada lo calentaba,
tenia el frío en sus huesos,
simulaba estar vivo,
creía que me engañaba;
yo vi sus pensamientos,
y su ausente mirada ...

Que en paz descanse  el difunto;
quizás  me vista de negro, quizás...
y cierre las puertas por un tiempo.

Adiós compañero falso,
adiós comediante mentiroso…

Esta casa está de luto,
ha muerto el que agonizaba,
que en paz descanse el difunto.

Unar Idycula
-2000-

domingo, 2 de septiembre de 2018

Adios



Me iré...
Dejaré tras de mí lo cotidiano.
la esterilidad de lo previsible.

Me espera lo incierto, lo desconocido,
prefiero la incertidumbre
al devenir sedentario de los días,
 a la seguridad que mata y carcome.

La seguridad soy yo misma
dondequiera que esté;
no le temo a nada
que no sea al miedo mismo,
nada me preocupa;
porque soy y sigo siendo…
aún buscando y en el desencuentro
 de la desconocida libertad.

Unar Idycula
-1999-

El Ave



El ave voló otra vez
dejó su prisión atrás,
se fue en busca de nada
porque todo lo tenía ya;
su nido no pudo contener
aquello por lo que nació.

Adiós pequeña morada,
adiós carcelero,
si hubieses entendido
que mi alma no tiene dueños
que nadie me corta las alas,
quizás volaríamos juntos,
dentro, fuera, en todos lados,
llenos del todo, llenándolo todo,
porque somos todo
y al mismo tiempo nada.

Unar Idycula
-1999-