Buscar este blog

jueves, 8 de noviembre de 2018

Recaida (Abrazo en suspenso)


¿Y cómo hago?

Con una mirada me muestras un mundo,
y cuando me hablas crece este recuerdo;
este recuerdo remoto que parece absurdo,
no es de este tiempo que nos envuelve,
pero yo  lo siento tan presente.

Quiero verte y no verte, encontrarte y perderte;
soy consciente de ese abrazo pendiente,
ese abrazo que no nos damos y duele;
es como el pan inalcanzable de un hambriento,
se siente morir si no le llega, si no le tiene...

¿Qué hay detrás de ese abrazo en suspenso?
detrás de ese abrazo pendiente,
que maduro de recuerdos cuelga y no cae, 
ese abrazo que siento tanto en mi pecho,
ese abrazo traido de otro tiempo...


No sé si algún día tendré valor,
valor para entregarte este abrazo,
este abrazo que en suspenso sostengo,
doloroso, mediante que no cae ni resuelve,
un abrazo sin tónica, largo y dominante.

En ese espacio en el que dia a dia te veo,
 con frecuentes miradas  evasivas...
¿Estaré acaso volviéndome loca?
Si tu mirada me abraza cuando no te miro,
y tu respiración me habla y me rosa...

Quizás deba abrazarte algún día,
y no pase nada, de una vez convencerme,
que es una patética recaída, que nada sientes,
que estoy infectada de una falsa ilusión,
y aceptar que vivo un autoengaño tonto...

¿Loca porque mi otra mirada recibe?
Que me llegas y tu corazón me toca...
Debo comprobar lo que pasa,
y si en evidencia quedo como tonta,
más vale que caiga la tonta,
y no que siga colgando la ilusa.

Unar Idycula
Poema atemporal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario será bien recibido, gracias.