Buscar este blog

sábado, 21 de julio de 2018

El Aquelarre (La reunión)


Allí  estaban todos ellos,
disfrutando de la orgía de sus egos;
uno le prestaba a otros la envidia,
 y los otros a su vez les cedían la lujuria,
cada cual fumaba un rato la mente de cada uno. 

El licor elaborado de conversaciones miserables;
se embriagaban de intenciones siniestras,
y emanaban sus humos hacia el prójimo.

Acudí a una reunión de delincuentes mentales,
a la cual todos somos invitados cada día.

¿Cuándo seremos liberados de nuestras propias mentes?

-Unar Idycula.   1992-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario será bien recibido, gracias.